LA VIDA ES SUEÑO/LIFE’S A DREAM

Fue mi psicoanalista Pablicto Muñoz el que me enseñó a moverme por el mundo de los sueños. Nos acabábamos de conocer. Estábamos en un bar hablando de sueños, de sueños repetitivos, de sueños impresionantes, y me contó como era posible moverse dentro de un sueño, dominarlo y hacer lo que uno quisiera dentro de el.

No le creí, aunque como siempre me pasa con él, no pude decir que no fuera verdad.

Se repite con mis mejores amigos que, por muchos disparates que me suelten no puedo negarles que no sea verdad. ¿A mi amigo?

Y eso da alas.

No fue cuestión de días sino de años, pero al fin y poco a poco, me he ido dando cuenta de que ese bribón enano, no mentía.

Os contaré una de esas últimas experiencias. Una de las mas flipantes.

Mi destino: Alemania. Una de esas convenciones de la asociación de fisioterapeutas Bobath a Alemania con el fin de subir un peldaño mas en mi carrera profesional, como tiene que ser.

Medio de transporte: Avión.

“Buenos dias les saluda el comandante McFoscar …bribribri…    …horas…    bribri…….     la temperatura       …..blabla….          tatata…..    rororor……  buenviajeGoodmorninladiesandgents….sssssss….hhhh…..rrrrr…   farenheit……fffffffff…..ffffff….      you”


Pero qué mameluco… Es increible como cada vez que te subes a un avión y estás a punto de despegar el “comandante” coge el walkie-talkie y al dirigirse al respetable balbucea con sopor pero a toda hostia unas frases (probablemente) leidas lo peor posible que es capaz.


Hagamos un inciso para analizar los motivos:

*1/ Para que parezca que lo tiene todo controlado, que ha volado 3 millones de horas que está sobrado y tu no eres mas que un puto gusano. Que quede claro que tu vida está en sus manos.

*2/ Que sabe mogollón de ingles y ya casi se le ha olvidado el castellano -como a Martín Lopez Zubero- para hacerte sospechar que quizá vive a caballo entre Manhattan y La Moraleja, cuando probablemente vive en San Chinarro.

*3/ Efectos del alcohol, cocaina y Viagra. Too much triqui-triqui con l@s azafat@s. Jet Lag+Resaca=Hiper-destrucción

*4/ Quizás si fuera alfarero, carpintero o campesino estaría mas satisfecho. Si o si.


El caso es que esta actitud -en mi caso- actua como cápsula somnífera, y el único rato que me quedo dormido en un vuelo es antes del despegue.

Momento en el que empecé a soñar…


Aparecí en un sitio precioso. El valle del Azucar (USA) Un bosque repleto de los colores del Otoño atravesado por un rio que discurria por el fondo del valle. Me hallaba en una vieja casa de madera con un tipo que no se quitó un gorro ruso en los 10 dias que duró el sueño, una tía con 2 trenzas que vestía un pijama de rayas y el dichoso comandante McFoscar. La luz era tenue y acogedora, había lucecitas de esas de Navidad por todas partes y calabazas de Halloween con sus diferentes muecas chinescas. Recuerdo estar bien ahí.

Sentados alrededor de la mesa de una gran cocina charlamos y charlamos. Bueno… el supuesto McFoscar, comandante del avión resultó no tener ni guarra de inglés como intuía antes de quedarme dormido.

Pero si, allí se habló sobre ser un “Misfit”, el sentirse inadaptado, cementerios y niños, discutimos amargamente sobre si la música de Mozart, la música clásica y los Requiems no eran mas que el subproducto de lo que los monarcas e Iglesia quisieron en su tiempo. Y lo contrapusimos a la música de los negros de Africa, esa de la que tanto os he hablado, la que hizo que la musica americana tenga la piel negra. Nos disfrazamos de Góticos siniestros y salimos a dar una vuelta al cementerio del valle junto a un par de cabras amarradas a una cadena. Vimos antiguas películas rodadas en Super 8 de los tiempos en los que en Central Park había un zoológico. Hicimos música en el salón de la casa transformado en un estudio como el que tantas veces había soñado con los ojos abiertos.

Si, claro tambien nos comimos un cocido. Todo el pueblo vino a vernos, iban todos disfrazados, multitud de niños llamando de puerta en puerta pidiendo caramelos, y juntos cantamos canciones de John Prine al calor de una gran hoguera. Aporreé unos bongos hasta sangrar.

Vi una estrella fugaz, e incluso un cerdo volando, señales de boda.

Soñe con gaitas.

Chocamos las manos de alegría por ser los únicos pirados que piensan que Joey Ramone ha sido el “Best singer ever”

Soñe con una gran Luna llena. Soñé con las 12 lunas indias.

En este sueño escuchamos blues muy antiguo hecho por gente de la que no existe siquiera una imagen de ellos.

Mucha furia y mucho barro.

En el pueblo unos skaters se enganchaban a una carreta del año 1800 tirada por caballos, en la que iba una familia entera con los trajes y peinados de esa época. Ay si en los sueños se pudieran tirar fotos…

Pero los sueños sueños son, y las imágenes quedan en mi cabeza, nada mas. Entre la neblina.

Solo puedo compartir unas canciones, las que me pareció escuchar, solo algunas de las que recuerdo. Este disco que regalo es la banda sonora de este sueño.

Solo espero que algún día pueda yo convertirme en tu mejor amigo y confies en mi de manera incondicional. Los sueños se pueden dominar. Porque quién sabe si como me dijo el amigo Segismundo hallándome yo en el diván: “La vida es solo sueño” y… Zzzzzz.

“Es verdad; pues reprimamos

esta fiera condición,

esta furia, esta ambición,

por si alguna vez soñamos:

y sí haremos, pues estamos

en mundo tan singular,

que el vivir sólo es soñar;

y la experiencia me enseña

que el hombre que vive, sueña

lo que es, hasta despertar.

Sueña el rey que es rey, y vive

con este engaño mandando,

disponiendo y gobernando;

y este aplauso, que recibe

prestado, en el viento escribe;

y en cenizas le convierte

la muerte (¡desdicha fuerte!):

¿que hay quien intente reinar,

viendo que ha de despertar

en el sueño de la muerte?

Sueña el rico en su riqueza

que más cuidados le ofrece;

sueña el pobre que padece

su miseria y su pobreza;

sueña el que a medrar empieza,

sueña el que afana y pretende,

sueña el que agravia y ofende,

y en el mundo, en conclusión,

todos sueñan lo que son,

aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí

de estas prisiones cargado,

y soñé que en otro estado

más lisonjero me vi.

¿Qué es la vida? Un frenesí,

¿Qué es la vida? Una ilusión,

una sombra, una ficción,

y el mayor bien es pequeño:

que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son.”

Demasié bonito

3 pensamientos en “LA VIDA ES SUEÑO/LIFE’S A DREAM

  1. Que pasa melon? Osea que no me creiste. Mete tu dedo en mi llaga… Osea que has controlado algo a Morfeo? Ahora te queda un segundo pasito… Tendras que escuchar la musica de las estrellas, recordarla es para los mayores.

    Muuuu chaaaaaali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s